2019, el 'annus horribilis' de París