París, con el ‘agua al cuello’ y un gabinete de crisis por el desbordamiento del Sena