París ya disfruta de sus propias 'playas'