Los disturbios en París por la subida de los carburantes dejan imágenes desoladoras