Los partidos políticos salvadoreños, dispuestos a seguir con el escrutinio final