Un pasajero borracho que obligó a un avión a desviarse deberá pagar unos 35.000 euros