El sueño de muchos existe en Pekín: una sala para liberar estrés destrozando objetos