Ser peluquero sin manos, el reto de Gabriel