La pericia del piloto evitó una catástrofe aérea