La pareja del periodista de 'The Guardian' emprende acciones legales