La policía de Nueva York busca al asesino en serie que mantiene en vilo a la ciudad