La policía noruega admite errores