Un policía rocía con spray irritante a un niño de ocho años para calmarlo