La clase política egipcia, escéptica sobre la efectividad del dictamen del Constitucional