La prensa, objetivo en Egipto