La presencia de minas antipersona dificulta el regreso de más de 450.000 refugiados y desplazados a sus casas