La presidenta de Chile visita a la joven que pidió una autorización para morir