El presidente tunecino llega a Arabia Saudí tras abandonar su país por revueltas