El presidente del Constitucional descarta renunciar tras verse salpicado por un escándalo