El presidente de Túnez promete crear 300.000 empleos para intentar desactivar las protestas