El presidente ecuatoriano dice que el pronunciamiento de EEUU sobre Venezuela es una "broma de mal gusto"