El presidente moldavo acusa a la oposición de promover un golpe de Estado