El presidente iraní reanuda su actividad tras una semana de pulso con el líder supremo