El presidente egipcio seguirá nombrando y destituyendo a los ministros