El presidente yemení reitera que resistirá en el poder, pese a las protestas