Un preso de Guantánamo, condenado