Un preso pudo quemar un colchón para escapar