Al preso más sexy del mundo le sale una dura competencia