El presunto autor de la matanza en Fort Hood sufre parálisis