Las primeras horas sin la presencia de Benedicto XVI