El primero número de Charlie Hebdo tras la masacre se agota en pocos minutos