Los primeros análisis descartan que Duggan disparase contra los agentes que le abatieron