Los primeros indicios apuntan que la niña de 9 años hallada muerta en Portugal fue estrangulada