El príncipe Harry, de Las Vegas al desierto de Afganistan