Harry y Meghan, recibidos en Wellington al ritmo de haka