El proceso de paz, en punto muerto