Un empresario de pompas fúnebres ofrece 15 minutos de paz eterna