Un profesor jubilado se lleva el mayor premio de la lotería en la historia de EEUU