Las protestas ponen fin al deseo del presidente yemení de perpetuarse en el poder