Una casa en llamas y dos pueblos evacuados tras descarrilar un tren cargado de petróleo