Un niño de cinco años, a punto de ir a juicio por no ir a una fiesta de cumpleaños