Indignación internacional por este vídeo que reabre el debate del racismo