Los reactores, fuera de control