Los reactores, al descubierto