Meghan y Harry, sonrientes bajo la lluvia en su esperada reaparición en Londres