Los rebeldes controlan un puesto fronterizo en la frontera con Túnez