Los rebeldes sirios desafían al régimen atacando al corazón de Damasco