Los rebeldes libios se quedan sin dinero