Los rebeldes, en palacio