Los rebeldes libios centran sus peticiones a la comunidad internacional en ayuda económica